Homeland: State of Independence


Ya llevamos 3 capítulos de la segunda temporada de una de las series revelación de la pasada temporada. Sigo, por supuesto, enamorada de Brody, y tengo la sensación de que la cara de loca de Carrie está cada vez más lograda (respetando a los bipolares, por supuesto).

Saúl en el aeropuerto de Beirut, le pillan la memory card (cada vez que digo memory card me acuerdo de la Play Station, la original) y el hombre está pelín nervioso porque está en suelo enemigo, no le quieren volver a ver en la vida, y tal. Total, que no, que es mentira, que era más fake que ni se, que Saúl es muy listo.

Después, todo el tema de Carrie intentando hacer el informe de su vida, para conseguir volver a entrar en la CIA, y como le despachan como a una niña fea en la función del colegio. Lo lleva todo al extremo, se va de casa de su padre a su casa y se toma todas las pastillas y varios vasos (que no copas) de vino blanco, a lo loco. Que me suicido. Que no, que no se suicida, que hay cosas que están claras, pero entiendo que así nos hacen empatizar más con ella. Es normal, a la pobre no le podía ir peor: la tienen en libertad vigilada por la que lió hace años, acusa a un marine (que aunque todos sabemos que tiene razón, nadie en la serie lo sabe) de ser un malvado producto de Al Qaeda para cargarse a toda la Casa Blanca, yo creo que tiene una especie de obsesión con él, y, en realidad, si él estuviera a tiro, volvía a caer. Así somos las tías. Resulta que encima es bipolar, medicada, y se lo tiene que ocultar a la CIA; le pillan, le echan, ahora da clases de inglés, le utilizan para una misión que, aunque cumple a la perfección, apenas le agradecen, y cuando piensa que le readmitirán en su antiguo trabajo, resulta que no. Jobar, que es que es una pobre desgraciada.

La otra trama del capítulo es un poco de coña, permitidme la expresión, pero es que a mi casi me entraba la risa por mucha música de tensión que le pusieran. Le pasa a Homer Simpson y todo serían risas: resulta que a Brody le toca hacer de niñera de un tipo al que tiene que llevar a la ‘safe house’. Todo esto mientras debería estar dando un speech que tiene preparadísimo y que al final, por su tardanza (que nunca llega en realidad), da su mujer, que se inventa, así, le sale del corazón, un discurso que ríete de la investidura de Obama a la Presidencia de los Estados Unidos, una mindundada al lado de Doña Brody…por si no se nota, no me ha dicho demasiado este capítulo, aunque creo, sin más, que nos están preparando para capítulos intensos. O eso espero.

Por otra parte, lo tengo que decir, aunque lo puse en FB, Jessica Brody lleva el mismo vestido que Victoria Grayson en este capítulo, el rojo; lo lleva Victoria Grayson en el capítulo del domingo de Revenge.

De regalo, una preview del próximo capítulo: New Car Smell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: