Recordando a mis extraterrestres favoritos


En 1999 la camarera del restaurante Crashdown en Roswell, Nuevo México, moría disparada por un atracador. Sólo que no murió. Max Evans, un tímido joven de su instituto, curó su herida posando su mano sobre ella y dejando una misteriosa marca plateada. Bajo esta premisa comenzaba una de las series que más me ha marcado, tal por el momento en el que me pilló, pero con una historia que me enamoró por completo. Cuatro extraterrestres con superpoderes vivían como humanos en el pequeño pueblo sureño, descubriendo poco a poco sus orígenes y una trama cada vez más compleja y desarrollada.

Sacando todo el partido a toda la cultura popular que rodea el pueblo real de Roswell, donde en los 50 se documentaron avistamientos OVNIs, la serie creció muchísimo y fue creando todo un universo narrativo que quedó sin explotar.La aparición de los dobles punkarras Neoyorkinos, la historia de la realeza en sus vidas pasadas en Antar, el Max del futuro, el consejo interestelar… por suerte la serie tuvo un final con clausura, pero no cabe duda de que había muchísimo potencial que se quedó en la nada. La serie estaba inspirada en las novelas Roswell High, pero la historia siguió creciendo en una serie de 8 libros que narraban los sucesos entre la segunda y la tercera temporada y la continuación al final de la serie.

No alcanzó audiencias demasiado elevadas pero fue de las primeras en lograr una base sólida de fans en el sentido más estricto de la palabra, fanáticos capaces de organizarse para ejercer presión y evitar a toda costa la temida cancelación. Al terminar la primera temporada, los fans enviaron miles de botes de tabasco a las oficinas del antiguo canal WB y terminaron logrando una segunda temporada, pero con la caída de audiencias la productora Fox tan sólo consiguió mantenerla emitiéndola en el canal UPN, donde se emitió su tercera y última temporada. Todavía recuerdo firmar peticiones para una cuarta temporada, declaraciones alentadoras de los actores que afirmaban estar dispuestos a seguir… pero cuando destruyeron los decorados de la serie fue el batacazo final que dejó claro que no volvería a saber de Liz y cía. En cierto aspecto la situación me recuerda a Fringe, y tal vez si se hubiera estrenado una década después hubiera encontrado alguna vía de subsistencia. Próximamente os hablaremos de la opción que suponen plataformas como Hulu para series en estas situaciones, sin duda Roswell sería mi primera petición.

Si duda la trama de los dobles es de mis favoritas ever

¿Y qué fue de los prometedores jovenzuelos que protagonizaban esta serie? A algunos el destino les ha sonreído, otros deben de estar trabajando en el McDonalds.

De los buenorros principales de la serie poco se ha visto. El buenazo de Max (el no demasiado expresivo Jason Behr) ha salido en unas cuantas películas con un par de frases, pero lo más destacado que ha hecho han sido interpretar a Damien Fontleroy en 5 episodios de Breakout Kings. Lo único interesante este vídeo con beso gay incluído, en el que sigue siendo más soso que ni sé. Al chico malote, Michael (Brendan Fehr), sí que lo hemos podido ver algo más, pero nada del otro mundo. Ha sido personaje recurrente en CSI: Miami haciendo de geek del laboratorio, y hermano de David Boreanaz (siempre será Ángel de Buffy) en 5 capítulos de Bones.  Como curiosidad, en X-Men First Class justo justo hace acto de presencia como militar de la marina, y en Destino Final es uno de los fallecidos en el avión.

Sin duda las chicas se han llevado la mejor parte. Por un lado tenemos a Isabel (Katherine Heigl) que pasó de ser Izzy en Anatomía de Grey a interpretar ocho mil películas tontas con portadas que te dejan claro lo mala que va a ser la película, de esas que un tío ve porque la elige su novia. Y por el otro tenemos a Tess (Emilie DeRavin) que mantuvo bombo de preñá en Lost como Claire, donde nos demostró lo grave que puede ser la falta de acondicionador de pelo en la última temporada. Aunque ha tenido papeles destacables en películas como Brick, Recuérdame o Las Colinas tienen ojos, parece que su carrera no termina de despegar. Recientemente la hemos visto en Once Opon a Time como Bella.

¿Y qué pasa con los no-extraterrestres? Liz (Shiri Appleby), la protagonista por excelencia, no tuvo la suerte de DeRavin con su serie de Mr. J.J. Abrams. La curiosa Six Degrees no destacó demasiado y desapareció de la televisión sin pena ni gloria. Algo mejor le fue con Life Unexpected, pero también fue cancelada. Próximamente estrenará nueva serie de los creadores de Gossip Girl en la que recibirá SMS de su “ella” de 10 años en el futuro para que no la cague en las citas. Prometo que no me acabo de inventar la descripción, se llama Dating Rules From My Future Self.

Kyle (Nick Wechsler) también ha hecho cosicas, la más destacable es su papel de “chico que no reconoce al amor de su infancia cuando parece evidente y lo ve hasta el perro” en Revenge. Alex (Colin Hanks) sigue siendo hijo de Tom Hanks, y recuerdo haberlo visto en King Kong, aunque ahora es más reconocido por aparecer en Dexter. Por último, María (Majandra Delfino) se dio al alcoholismo y nunca se supo de ella. Esa es mi versión, muchísimo más digna que lo que aparece en IMDB, donde dicen que ha hecho cutrepelis para televisión y el año pasado sacó una serie con la odiosa Raven (la de Raven) llamada State of Georgia, que ni me suena, ni me llama, pero su pinta a primera vista es horrorosa.

Aysh… me he puesto nostálgico. Sobre todo recordando la historia de amor de Isabel y Alex, de las más bonitas que he visto en televisión (copiada descaradamente en Anatomía de Grey interpretada por la misma actriz, cuando Izzy veía a Denny). Creo que este verano me volveré a ver toda la serie.

Anuncios
Comments
One Response to “Recordando a mis extraterrestres favoritos”
  1. Anonimo dice:

    Me ha encantado tu post, aunque llego un año tarde….Sólo quería comentar que me ha pasado algo similar al reconocer nuevamente a “Tess” (tras Perdidos) en One Upon a Time, y empecé a indagar qué ha sido de los actores de Roswell -pues solo volví a ver a Brendan Fehr en CSI y Bones-. No sólo eso, sino que hace una semana empecé a rever toda la serie. En fin, no sé si será el tiempo libre o mi sistema hormonal, pero añoro esas cálidas miradas entre Liz y Max y la intensidad con que vivia las series en os años 90. Un saludo y gracias por tus comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • @Leodyn

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: